Sobre una generación…

20140322-175650.jpg

* Mi generación se ve obligada a desenvolverse en un mundo que teme y apenas comprende. Pero sufre sólo pragmáticamente y, si de verdad le va mal, siempre le queda Internet. A mi generación le basta con declarar en Facebook que “está hasta las narices”, y eso porque,sólo con que un par de personas cliquen “Me gusta”, todo queda arreglado.

 

* El progreso, por cierto, siempre corre a cuenta del bolsillo del ciudadano, ya sea la ampliación de una red eléctrica europea, como decidió la Comisión Europea a comienzos de 2011, o la reforma de la red ferroviaria de la compañía de trenes alemana Deutsche Bahn. Los riesgos, también van a cargo de la comunidad, como aprendimos de manera ejemplar durante la crisis financiera de 2009. Por el contrario, los beneficios económicos que resultan de los avances tecnológicos y los riesgos asumidos por toda la sociedad fluyen, principalmente hacia el sector privado. 

 

 

 

Y así durante todo el libro, un puñetazo tras otro…

 

Dejad de lloriquear. Sobre una generación y sus problemas superfluos. Meredith Haaf.

 Alpha Decay, 2012. 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s